19 noviembre 2005

Aviso a Zapatero

Uno de los editoriales de la edición de hoy se dedica a comentar el último sondeo del CIS. El titular es llamativo: "Suspenso y Aviso". Entresaco algunas líneas:

El CIS confirma el deterioro de la imagen de Rodríguez Zapatero -por primera vez en zona de suspenso- y la reducción de las expectativas socialistas.

Zapatero no ha logrado ampliar la base de apoyo a sus reformas, ni parece haber fidelizado a aquellos electores que le pedían que no les fallara.

En todo caso, se equivocaría Zapatero si no escuchara el mensaje


Para un diario calificado normalmente como pro-gubernamental (cuando gobierna el PSOE) y de colusión de intereses con el partido socialista, la claridad del editorial nos deja sorprendidos a algunos. ¿Es un esfuerzo por parte del periódico de no ser visto de acuerdo con sus intereses empresariales? La pregunta tiene varios ángulos para ser contemplada:

- Una respuesta afirmativa supone aceptar, este comentarista lo cree, que los intereses comunes entre PSOE y PRISA son reales.

- Supone, desde el punto de vista positivo, que el producto editorial quiere aparecer como lo que se define, como un "diario independiente". Si, ante un revés claro para un líder que con sus decisiones ha favorecido en los últimos meses de modo evidente otros intereses vinculados con el diario, el periódico opta por alejarse de lo que sería de esperar (un mayor grado de comprensión) por una línea que algunos dirán aparantemente crítica, en cierta manera se atreve a correr ciertos riesgos, los riesgos de no ser tenido por simpático en el poder.

- Desde el punto de vista negativo, sería lo insinuado en el anterior. Que el espíritu un tanto incisivo del editorial fueran dos cosas: una forma de, realmente, avisar (ojo, el desgaste te puede llevar a perder el poder, y eso no es bueno ¿para nosotros?) y, por otro lado, simular que no existe un apoyo incondicional a la probable poca astucia del gobierno al concentrar tantos temas candentes en el mismo periodo: "Zapatero ha emprendido una campaña de reformas sin precedentes desde el inicio de la transición. Todo cambio de envergadura provoca sobresaltos e inquietudes y toca intereses y privilegios"

En todo caso, el editorial es ponderado y analiza con finura lo que sucede:

...pero el PP tampoco capitaliza el enorme ruido que ha generado. Eso sí, se hace fuerte entre los suyos, que siempre es la primera condición para dar un paso adelante.

...confirma el escepticismo de una ciudadanía descontenta con el modo en que se desarrolla la política, puesto que el castigo al Gobierno no revierte en beneficio del Partido Popular. Y Mariano Rajoy, además, sigue lejos del aprobado. El único que crece es el voto en blanco.


Juzgen ustedes.

Technorati tags: ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Home