24 diciembre 2005

Obsesión por el liderazgo y credibilidad

Cuando se accede a la edición online de El País, en lo alto de la ventana se puede leer la siguiente leyenda:



Como se puede comprobar en el sitio de la OJD Interactiva, el diario El Mundo es líder en usuarios únicos entre los medios digitales con sus más de siete millones de visitantes únicos al día:



El Mundo, lo recuerda en su cabecera online:



Claro está que, salvo error u omisión por mi parte, El País online no figura en los seguimientos de OJD. Pero tenemos otra medida, con las imperfecciones que se le critican pero que en mi opinión debe tener un tamaño y distribución de muestra que no debe ser lejano a la realidad, que es la de Alexa. La comparativa entre El Mundo y El País es significativa:



En definitiva, la expresión "Diario Digital Líder" (sin decir de qué) es una presentación propagandística o una mera declaración de intenciones. ¿Por qué motivo? Sin ser especialista, y basándome en la lectura de todo ciudadano normal de las distintas polémicas que rodean el mundo de la medición de audiencias y el funcionamiento de las centrales de medios, uno sospecha que la condición de medio líder (es decir, más leído, visto o vendido) condiciona de manera esencial el reparto de la tarta publicitaria: el primero siempre tendrá más. De lo que cabría deducir la obsesión de las políticas comerciales de un diario (en papel, online) por convencer a los lectores y anunciantes de que se está ante lo más visto y leído.

Si he comenzando por este elemento algo más anecdótico es porque la última oleada del EGM no puede dejar indiferente a El País, revisado: el hecho esencial de que por primera vez los diarios gratuitos superan en audiencia a los de pago es de una significación y una relevancia extraordinaria. No obstante y como muchos han señalado, el fair-play por parte de los diarios de información general tradicionales ha sido más bien escaso. En el caso de El País ha sido, en nuestra opinión, algo extravagante:




El diario As, es propiedad del Grupo Prisa. No sorprende que se destaquen los resultados más favorables de los productos de la casa. No obstante, la noticia es que por primera vez un diario gratuito de información general supera a los diarios tradicionales, pero para El País la noticia es que "ellos" siguen siendo líderes entre los de pago. La novedad absluta de que un diario gratuito sólo quede por detrás del diario Marca en cuanto a difusión es, en mi opinión, un hito en la evolución de la prensa tan destacado que merece su tratamiento como noticia, no la salvaguarda del honor publicitario. Ese diario es el 20 Minutos, que no se privó de generosidad tipográfica para recalcarlo: "Líder Absoluto", aun cuando y como hemos dicho es la prensa deportiva la que ocupa ese destacado lugar. Sí es cierto que entre los diarios de información general 20 Minutos ha superado a todos los demás(para los puristas, la prensa gratuita carece de la fiabilidad y de las fuentes de los diarios convencionales por lo que les parecerá bien que se diferencie una categoría de diarios serios - de pago - y populares - gratuitos):



Convendría que nos detuviéramos en los costados de este recorte de 20 Minutos: titulares dedicados a la composición demográfica de los lectores. Si nuestra hipótesis es cierta, que la valoración y análisis de las noticias de la difusión de los periódicos se redactan en clave de propaganda y defensa de los intereses empresariales y no del verdadero significado de la información, éste sería un elemento más. La búsqueda del lector joven es de máximo interés publicitario, también la de los que se encuentran entre 24 y 45 años, urbanos y de rentas medias: no debe ser inocente este párrafo de El País en el comentario a la información:



El País, pues, no es el que tiene seguidores más jovenes, pero es el que más jóvenes los tiene dentro de los de pago. Defendamos, pues, el perfil del periódico. El director de 20 Minutos, José Antonio Martínez Soler, se lamentaba en su blog personal de los "patéticos" diarios de pago que no eran capaces de reconocer una derrota en toda regla (no debiera serlo, en este mundo de hoy, cada uno tiene su público y debe cultivarlo: 20 Minutos no le quita lectores a El País, sólo rivaliza por los dineros de la publicidad).

Pero visto desde el mundo digital y la vida de hoy, las preguntas (o los planteamientos son otros): ¿no resta credibilidad a los diarios de pago el intento "patético" de ocultar los hechos? ¿no resulta evidente que se están defendiendo los intereses comerciales - legítimos - de la empresa propietaria y no los de los lectores que luego tanto se empeñan en defender y glorificar? ¿no son conscientes de que no sólo el lector es crítico sino que en el mundo internet al que están sometidos el burdo intento de disimular la realidad genera un efecto de amplificación mucho mayor? (lo explica muy bien Enrique Dans en este artículo dedicado a las campañas anti Losantos) Amigos y enemigos, blogs que analizan la prensa, destacan este intento, no sólo de El País, sino de todos los diarios de arrimar el ascua a su sardina de la misma triste forma que los políticos realizan en cada noche electoral, donde siempre todos han ganado. En el mundo de hoy, sólo los hichas pueden tomar en serio estos intentos que terminan con la credibilidad del que lo sigue practicando.

Technorati tags: ,

1 Comentarios:

At 9:10 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

El Mundo = Periodico de prestigio

 

Publicar un comentario

<< Home